Diego-Suarez (Antsiranana)

Debe su nombre a dos navegantes portugueses: Diego Díaz y el almirante Suárez.

Se encuentra sobre un promontorio al sur de una magnífica bahía, la segunda más grande en superficie tras la de Rio de Janeiro.

Es el segundo puerto de Madagascar, la arquitectura general de la ciudad recuerda el más de medio siglo de presencia del ejército francés, edificios militares, hotel de la Marina, el arsenal. De visita obligada son sus mercados y barracas.

Diego-Suarez ofrece una multitud de lugares naturales: la bahía reserva algunas playas idílicas, el Cap d’Ambre con unos paisajes de una gran belleza mineral y el microclima de la Montagne d’Ambre permite descubrir los tesoros de un bosque húmedo.

Encontramos el islote puntiagudo, llamado Pan de Azúcar, en medio de una bahía que su color puede pasar del verde al azul turquesa.

La playa de Ramena, en una de las más hermosas de Madagascar, hay un océano tranquilo y limpio, una playa de arena blanca, un paisaje único y para disfrutar una deliciosa comida

Desde Diego-Suarez podemos ir a visitar la Montaña de Ámbar, es uno de los primeros y más antiguos parques nacionales oficiales de Madagascar. Esta selva tropical con sus seis lagos volcánicos y tres cascadas es un paraíso para animales y plantas endémicas, que no podrás ver en otro lugar. Hay rutas de senderismo, las más recomendadas son los recorridos hacia y alrededor de las cascadas. Una caminata hasta Lac verte (lago verde) también merece la pena. Hay caminatas fáciles y otras más exigentes para el gusto del turista.

Camaleones, pájaros y mariposas son numerosas pero los lémures son más difíciles de ver, aunque en el camino hacia la gran cascada de Roussetes, a 82 metros, nos permite contactar con los lémures.

Otra bonita excursión es el macizo de Ankarana es el dominio de los espectaculares tsingys, relieves kársticos de agujas calcáreas de unos cien metros de altitud. La región tiene unos 80 kilómetros de grutas y ríos subterráneos y una fauna rica en lémures.

Y por supuesto, a las afueras de Diego-Suarez tenemos los tsingys rojos, sobrecogedores